Pequeños y gigantes









® Antonio José Muro Sánchez. 2019



Este verano fue bastante escueto en el tema de salidas fotográficas. Las agendas a tope y sin tiempo para escaparnos alguna noche para dar rienda suelta a nuestra imaginación.

Menos mal, que a finales de agosto se alinearon los astros, nos fuimos a fotografiar el atardecer y la noche sobre los molinos de Consuegra. Un enclave fantástico en el cual disfrutamos de una buena sesión de fotos y lo más importante, en buena compañía.

Un ratico fotográfico bueno, de buen recuerdo para la memoria y la tarjeta de la cámara. Aprovechamos para conocer la zona, plantear una segunda visita para más adelante, volver en otra ocasión con otro motivo que fotografiar. Para esta conseguimos el atardecer y la vía láctea, que no es poco. Muchas ideas surgieron allí, le tendremos que dar forma para poner la excusa de las fotos y juntarnos otra vez.

Poco a poco van saliendo del horno las fotografías de esta salida, después de fermentar lo suyo en el disco duro del ordenador. Como ya dije en una entrada anterior. Las cosas sin prisa, pero sin pausa.

Comentarios

Publicaciones más vistas

El fotógrafo

Asientos del vano

De berrea

Toro

Presa del Encinarejo