Luz divina

 

Luminaria religiosa.

Acceder a un templo religioso con la cámara puede ser una experiencia de riesgo, sino conocemos la iluminación interior que existe en estos lugares. Nos podemos encontrar iglesias con una luz pobre, o algunas que han sido reformadas últimamente y gastan unos focos tipo cuarto de baño, que los pegan a columnas renacentistas y duele nada más verlas. Duelen por la luz que ofrecen y por el maltrato a la historia que se realiza en multitud de reformas en este tipo de edificios.

Ante este dilema pocas opciones tenemos. Es posible que en muchas iglesias ni nos dejen sacar la cámara de la funda. En otros templos no nos dejarán pasar con trípode y si podemos hacer fotos, será a mano alzada y con unas condiciones de luz de aquella manera.

Para estos casos y por experiencia propia. No vais a encontrar nada más satisfactorio o de ayuda, que un lente luminosa, bien sea zoom o fija. Yo he realizado fotos en interiores de iglesia con zoom básicos de apertura F3.5/5.6, zoom con apertura fija a F2.8, y lentes fijas con apertura de F1.4. La vez que hice fotografías con el 35mm F1.4 ha sido la ocasión que más cómodo me he encontrado fotografiando en el interior de un templo. Al menos no he tenido que abusar del ISO de la cámara y llegar a niveles donde el ruido es muy difícil corregirlo en el revelado. A esto le sumo, que al ser una distancia focal fija, tienes que trabajar el ojo para conseguir encuadres que con un zoom, los tendrías sin moverte del sitio. Hay que moverse, buscar y probar.

En esta Semana Santa que hemos pasado entrando y saliendo de las iglesias, he podido probar este tema con detenimiento. Para ello he utilizado un juego de 3 lentes. Fija luminosa, zoom luminoso y teleobjetivo poco luminoso. Las que hice con este último objetivo, gastan una ISO de 6400 o más, aún nos las he revelado pero mirando el RAW se que voy a tener un trabajo de reducción de ruido bastante complicado. Eso si, mejor hacer la foto con ISO alta que no llevarla en la tarjeta.


Vamos con la foto.

La foto que dejo hoy aquí, está hecha en el interior de la catedral de Granada. Desconozco el nombre de la talla que aparece en la foto, pero si me gustó la luz que recibía por parte de un foco que había frente a ella.

Buscando como fotografiar la escultura opté por utilizar la focal de 18mm para meter en la escena contesto del lugar donde se encontraba. Me apoyé para llenar el encuadre, en una ventana que había en la parte superior y no aposté por una composición de líneas rectas para aportar a la escena de cierta tensión a la hora de ser vista.

Hice esta foto a mano alzada con una medición matricial de +1 según el exposímetro de mi EOS1100D y utilicé una apertura de F3.5, obturación 1/30, ISO1600 y focal de 18mm. Con estos parámetros apreté el disparador conteniendo la respiración para evitar algún movimiento por la baja velocidad utilizada.

Hay una regla en fotografía, desconozco si está escrita o no. Pero esta dice que, para evitar trepidaciones si queremos apurar la velocidad, debemos utilizar como mínimo una obturación igual a la distancia focal utilizada. Por poner un ejemplo. En esta foto hubiese podido bajar hasta 1/15, pero ya os adelanto que no es una ciencia exacta este asunto. Depende el pulso que tengamos, la tranquilidad que tengamos en le momento de hacer la fotografía y el estabilizador que tenga el cristal que gastemos en ese momento.

Os recomiendo que probéis este tema con vuestros objetivos para ver hasta donde llegan si los apretamos haciendo una foto a mano alzada y con escasa luz.


Dicha esta parrafada, podéis dejar vuestros comentarios debajo de esta entrada que con gusto os responderé tan pronto pueda.

Que paséis una feliz semana.




2017 (R) ajms




Comentarios

  1. Qué bonita, Antonio, tiene una luz muy especial, me encanta los Cristos desde pequeña y ese juego de luces del tuyo le da un aire sosegado.

    Hermosa. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Tesa. Me alegra leer tu apreciación sobre esta foto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo no soy mucho de hacer fotos en el interior de los templos. No es algo que me atraiga, salvo en la Mezquita de Córdoba, donde, piadosamente, nos dejan pero sin flahs, claro
    Un saludo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aún así Ildefondo, se detecta algún que otro flahsazo de vez en cuando, jejeje...

      La mezquita por dentro es una maravilla.

      Gracias por pasar y comentar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A mí me gusta mucho el contraste tonal. La zona importante, el Cristo, iluminado mientras que la zona sin importancia permanece en la penumbra. La vista va desde el Cristo hacia la ventana que lo ilumina y de ahí otra vez al Cristo. Es un acierto el encuadre para guiarnos la mirada. 👏👏👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita Felix.

      Muy agradecido por tu comentario y por la forma de leer la imagen, como bien dices el peso está en la talla del crucificado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. En primer lugar felicitarte por tu pulso, ya quisiera yo. Y luego por el encuadre: al elegir ese ángulo e introducir en el la ventana la impresión es que es esa luz que entra por ella la que ilumina al Cristo, a parte de crear una diagonal de luz en la foto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Joaquín.

      La ventana y la luz de la talla me pusieron la foto en bandeja.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Como te comenta Joaquín, la diagonal trazada entre la ventana y el Cristo es la clave de la composición. Pero también son importantes las texturas y los relieves, tanto los de la talla iluminada como las nervaduras de las columnas que están en la penumbra: ese equilibrio entre luces y sombras que tanto cuesta conseguir en estos entornos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto XuanRata.

      En este tipo de fotografías se juega con contrastes muy fuertes por las luces puntuales y las zonas de penumbra. Hay que tener tacto para compensar bien la exposición, conseguir una correcta exposición y tener algo de información en las zonas oscuras.

      Muchas gracias por tu visita y comentario.

      Un saludos.

      Eliminar
  6. Un trabajo fotografico precioso, la composicion, el encuadre y la perspectivas son excelentes, el tema de la luz es la guinda del pastel, me encantan esas 2 zonas de luz, la emisora y la receptora con ese cristo recibiendo ese baño de luz en su justa medida...un trabajo soberbio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que veas con tan buenos ojos esta foto. Muy agradecido.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar esta entrada, en breve aparecerá publicada.

Saludos.

Publicaciones más visitadas

Imagen

Toro